Inicio
La Madre María
El Templo

Conferencias.

Sección que envuelve al elemento picture.


5 de Mayo de 1902.

Esto que veis y escucháis aquí ES UNA RELIGIÓN... y yo os quiero ver feliz. Vienen muchos (y cada vez más) que buscan alivio con el Divino Dios. Miren hijos: HAY DOS BANDOS: UNO DEL BIEN Y OTRO DEL MAL.


El bando del BIEN quiere salud, paz, tranquilidad y verlos contentos, el otro bando quiere la destrucción, y se copia del BIEN, disfrazándose, para hacer lo más mal posible.


Si viene un huracán, voltea las casas y mata a cientos, y además, arranca los árboles con raíces y todo... NO ERA LA HORA DE ESO, PERO EL MAL APROVECHÓ. Comprendan hijos: ESA OBRA NO ES DE DIOS, PUES BUSCA LA DESTRUCCIÓN.


Bueno, queridos hijos, con nosotros pasa lo mismo... ¡DEBIDO A NUESTRA DECADENCIA!


Se puede ser una persona buena, pero si es un poco envidiosa, ya se tiene PASIÓN, pues está injertada en el martirio de sufrir en su misma inteligencia.


Cuando dejamos el cuerpo, SOMOS LOS MISMOS... TAL CUAL... PUES VAMOS CARGADOS CON TODAS LAS IMPERFECCIONES DE NUESTRA VIDA. Si borrachos vamos, borrachos andamos EN LA BORRACHERA DEL MAL: NUESTRA IDA AL ESPACIO (BORRACHOS SIN BEBER), SE AGRAVA CON EL TORMENTO, PUES TODO LO MALO QUE SE HACE EN LA VIDA, HAY QUE VENIRLO A PAGAR TARDE O TEMPRANO: SUFRIREMOS LO QUE HICIMOS SUFRIR Y PASAREMOS POR LO QUE HICIMOS PASAR.


Por eso hijos, hay que mejorarse día a día, puliéndose de todo mal y librándonos de toda perturbación.


LA CIENCIA ES DE DIOS, PUES ES EL PAÑO DE LÁGRIMAS QUE DIOS EN EL MUNDO TIENE, si ustedes observan, verán que el Doctor al recetar, piensa... y qué espera?, pues espera una idea que le dicte lo que tiene que recetar. ESA IDEA LA TRANSMITE DIOS POR MEDIO DE SU PENSAMIENTO, SUMADO A SU MATERIA QUE ESTUDIÓ AÑOS PARA RECIBIRSE. Si el pensamiento es bueno, recetará bien, pero si la maldad sigue sus pasos y su espíritu es débil, tratará de perturbarlo. Por eso, mis queridos hijos, HAY QUE PEDIR SIEMPRE A DIOS QUE ILUMINE CADA DÍA MÁS A LOS MÉDICOS, PAR DESCUBRIR LAS ENFERMEDADES DEL CUERPO Y SOBRE TODO, PARA QUE EL MAL NO LOS CONFUNDA Y LOS HAGA EQUIVOCAR.


Bueno hijos, siguiendo con mi conferencia, ahora os diré lo que posee la IMPERFECCIÓN: La imperfección tiene odio, venganza, chisme, cuento, calumnia, vicio, celos, egoísmo y envidia. Quiere guerras, revoluciones, conspiraciones, malas pasiones, mal carácter, mal sentimiento, mal deseo, malas obras y malas acciones. Domina con todas estas maldades a la pobre humanidad. También les diré hijos, que en el espacio, la imperfección y el mal quieren lo mismo, pues quieren maremotos, terremotos, tifones, huracanes, inundaciones, naufragios, pestes y plagas. Todas estas son las obras del mal.


DIOS AMA Y QUIERE PARA SÍ A TODA LA HUMANIDAD: Queridos hijos, al que a mí me comprende, lleva consigo la gran esencia y protección de Dios. Cuando la maldad se cruza en vuestro camino, hay que pedir: DIOS Y LA MADRE APARTEN LO MALO Y PROTÉJANME.


También os diré, que las esencias del mal están en todas partes, hasta en las plantas... Las flores, aunque sean de vuestro jardín, antes de tomarle el perfume, hay que pasarle la mano pidiendo con vuestro pensamiento a Dios que aparte de ellas lo que no convenga.


¿Qué nos queda por medio de las flores? Pues, las ESENCIAS. Y os podéis dar cuenta de esto, pues las flores no se comen. NOS QUEDAN LAS ESENCIAS DEL AGUA, AIRE, SOL Y TIERRA.


Les daré un ejemplo: si comemos una papa, qué nos queda?, pues, LAS MISMAS ESENCIAS DE CADA ELEMENTO COMIDO Y MÁS TARDE DESPEDIDO, QUEDAN LAS ESENCIAS. Y nosotros en conjunto, que somos? SOMOS ESENCIA, pues TODO SE COMPONE DE LO MISMO: ESENCIAS DE AGUA, AIRE, SOL Y TIERRA.


Ahora bien hijos: EN EL MUNDO, LA CIENCIA REPRESENTA A DIOS, y yo os digo que LA CIENCIA ES DE DIOS, aunque muchos creen que mis enseñanzas están en contra de los médicos. Yo pregunto: QUE SERÍA DEL MUNDO SIN LA CIENCIA? Sería un loquero hijos, el hombre haría cualquier imprudencia por aliviar un dolor o una enfermedad.


Ahora les doy este ejemplo, para que comprendan mejor: si una enfermedad, no siendo espiritual, está en la sangre, vamos indagar a ver si el mal es material. Aquí en el mundo, se va en todo y por todo a lo material del ser humano, pues si se le pregunta a uno o más científicos dónde está la maldad o enfermedad de cualquier ser humano, ellos más de una vez responden: en los microbios y en la sangre.


Presten atención en esta explicación mis queridos hijos: De las cosechas crudas o cocidas, animales de mar y tierra y sus productos, se forma en el estómago un caldo lo arrojamos en aguas mayores y menores, y nos queda la sustancia que los obreros que no vemos la transforman en sangre. La sangre corre por todas las venas: las venas por todo el cuerpo, os diré: siempre corre la sangre en actitud ascendente, no ascendente y descendente.


Después hijos, por los poros sale la sangre que se llama gastada a lo que vosotros llamáis transpiración o sudor. A veces, estamos bañados en sudor... y nos hemos mojado!, vale decir, que transpiramos, y algunos más que otros, según la fuerza de la sangre. Si todos los días comemos. Si todos los días arrojamos, y todos los días tenemos sangre nueva, ¿CÓMO PUEDE HABER SANGRE ENFERMA? Pues queridos hijos, es la que quedó estancada, y deberá salir en hemorragias, flemas, granos, resfríos, pues ESA SANGRE MALA DEBE SALIR DEL CUERPO... Queridos hijos: ¿PUEDE HABER UNA OBRA MAS GRANDIOSA QUE EL CUERPO HUMANO (QUE ES EL TRAJE DEL ESPÍRITU)? ¿Quién puede igualar semejante OBRA? Ningún ser de la tierra. SOLAMENTE DIOS, SU CREADOR. Por eso, debéis cuidar vuestro cuerpo tanto como vuestro espíritu: El cuerpo, con buena y sana alimentación, y el espíritu, con buenos pensamientos y buenas obras, como les enseño yo, EN ESTE COLEGIO DE JESÚS.


Rioja 771 | 5 de Mayo de 1902.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

Primeras diligencias para el cumplimiento de mi misión:

Enseñanzas espirituales.

Mis Amados y queridos hijos: En tantos años que llevo en la lucha en esta Misión, es cada vez mayor la cantidad de adeptos que llegan a mi COLEGIO DE REGENERACIÓN ESPIRITUAL. Hoy os puedo asegurar, que ni tiempo para peinarme me dan, pues tanto de mañana como de tarde y hasta en horas avanzadas de la noche, llegan hijos a mi casa en busca de una palabra de consuelo y de Fe.


Cuánta razón tuvo aquel divino profeta Pancho Sierra, cuando me vaticinó que yo no tendría más hijos de mi sangre, pero que tendría miles de hijos espirituales. Hijos queridos: yo soy muy feliz en esta Misión que el Supremo me ordenó seguir. Esta Misión que a veces no es comprendida y otras veces es confundida, llegará un día en que será reconocida como la VERDADERA RELIGIÓN. Por esta razón yo lucho sin descanso, pues, mis prédicas y enseñanzas NO SE PERDERÁN JAMÁS, y de padres pasarán a hijos y de esta forma a nuevas generaciones.


Para los que llegan nuevos a mi colegio, os daré las primeras diligencias para el cumplimiento de mi Misión:


Primero: Los que llegan a mi colegio, deben aprender en primer término las bases primordiales de mi Misión, que están encuadradas en estas tres palabras: FE, SINCERIDAD Y CONSTANCIA. Queridos hijos: el primer paso es tener FE y pensar SIEMPRE EN EL BIEN. El segundo paso es la SINCERIDAD, pues no se puede fingir algo que no sentimos. Y el tercer paso es la CONSTANCIA: Este es un paso muy importante en mi Misión, pues hay muchos que creen que llegando a mi Colegio van a alcanzar todo lo que quieren y desean. Les diré hijos, que se consigue lo que DIOS QUIERE Y LO QUE MERECE CADA PERSONA. A veces, se piden cosas que SE CREE que conviene, pero no es así. Otras personas, quieren tener todos los beneficios rápido y sin sacrificios, después, como no son constantes, nunca llegan a nada, pues siempre quedan a mitad de camino.


Segundo: Hay que saber PERDONAR, pues Jesús perdonó a quienes lo crucificaron. Yo, como continuadora de Jesús, enseño el PERDÓN hasta para nuestros enemigos. Yo comprendo que para muchos es difícil perdonar, pero les diré que EN EL PERDÓN ESTÁ EL ADELANTO ESPIRITUAL. Si estamos con el rencor y con el odio, se atrae siempre la fuerza del mal. Hay personas que hasta que no consiguen vengarse de un enemigo, no están tranquilos. Eso es un error. Yo les aconsejo que si una persona es muy rebelde y su espíritu está dominado por la maldad, en vez de la venganza, hay que PEDIR A DIOS QUE SE ARREPIENTA Y QUE SE CORRIJA. También les digo, que si esa persona no cambia y sigue en las garras de la maldad, hay que PEDIR A DIOS QUE SE RETIRE DE VUESTRO CAMINO, pero sin venganzas, ni peleas, ni odio.


Tercero: En mi Colegio no se acepta la crítica ni la murmuración. CUIDADITO HIJOS... NO CRITICAR NI HABLAR MAL DE NADIE. Todos los seres del mundo tienen defectos, y si algún pobre de Espíritu cayó en las garras de la perturbación, tentación mundana, ya hay que pedir fuerza espiritual para esa persona, para que pueda desligarse de ese mal. NO SE DEBE JUZGAR A NADIE, pues cada persona viene al mundo a cumplir una Misión, y sobre todo, a pagar deudas de otra encarnación. NO DEBEMOS MIRAR LOS DEFECTOS AJENOS SIN ANTES MIRAR LOS NUESTROS.


Queridos hijos: lo que yo quiero en mi Misión es la REGENERCIÓN ESPIRITUAL, las BUENAS OBRAS, el PERDÓN, la CARIDAD y sobre todo, la UNIÓN DE VUESTROS HOGARES. Hay que renunciar a la pasión momentánea y no confundir la PASIÓN con el AMOR: EL AMOR es de Dios y la PASIÓN es arma del mal... Y por eso se llega al crimen. Por el amor puro, un hombre y una mujer estarán unidos toda la vida, en cambio, la pasión es material y envuelve a los seres pensando únicamente en el placer mundano. Recuerden hijos que siempre se está a tiempo para salir de las garras del vicio y de la pasión.


Lo mismo sucede con el alcohólico. Bebe unas copas, y se siente valiente. Sigue bebiendo, y se vuelve agresivo y peleador. De esta forma, las botellas quedan vacías, y ese ser, a parte de arruinar su organismo, maltrata a su esposa y da un triste ejemplo para sus hijos. Cuidadito hijos: ese vicio de beber es de lo peor, pues el alcohol turba la mente y carga de mal el espíritu.


Estas son las primeras bases para el cumplimiento de mi doctrina. No os olvidéis que LA UNIÓN HACE LA FUERZA y que CON EL PENSAMIENTO SE RECORRE EL MUNDO. HAY QUE PENSAR BIEN PARA RECIBIR EL BIEN. Recuerden, mis queridos hijos: QUE SIN SACRIFICIOS NO HAY BENEFICIOS.


Bueno, me despido hasta la próxima Conferencia, con la bendición de Dios para vosotros.


María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

LAS FLORES DE TU ALMA SON LAS QUE YO QUIERO.

Pasamos al gran salón de conferencias, y ni bien pisamos el umbral de la primera puerta, advertimos que la Madre salía en esos momentos de sus habitaciones... Se encamina al salón seguida de numerosos adeptos, que la saludan y la agasajan con el mayor respecto y cariño...


Al entrar, recibe las miradas de admiración de las personas allí reunidas, que son muy numerosas (tal vez 800 a 900 fieles), quienes con fervor y admiración, esperan ansiosos oír la conferencia de la Gran Maestra de la Religión de Cristo.


La Madre María toma asiento en su humilde trono; muy pobre, por cierto, pero tan digno, tan sublime y grandioso, como los tronos más calificados de la tierra. Desde él, dirige a la Humanidad doliente y enferma por el sendero de la paz espiritual, en beneficio y ayuda de la materia.


Inmediatamente después de la llegada de la Pastora, se hace un silencio tan profundo y solemne, que parece que no hubiese público dentro del Templo.


Luego, la Madre María dirige algunas palabras graciosas y de aliento a los que nota con mayor preocupación y tristeza; y pasea su mirada inteligente, significativa, cariñosa, entre todos sus hijos, como enviándoles una bendición.


Dirigiéndose a una niña, que se hallaba próxima a ella con un hermoso ramo de flores en sus manos, le dice: “DAME ESAS FLORES, HIJA”, y en el momento en que aquella se las entregaba, le aclara: “LAS FLORES DE TU ALMA QUIERO YO!”. La madre acompaña estas palabras con una bondadosa sonrisa; y su profundo significado llega al alma de la adolescente, quien ruborizada, le contesta: “COMPRENDO, MADRE...”.


Al fin, la Maestra, dirigiéndose a la multitud, con palabras claras y con dulce expresión, comenzó a decir: “Y vamos a ver hijos: ¿EXISTE DIOS?... CADA UNO DE VOSOTROS PODÉIS PENSAR LO QUE QUERÁIS. PERO YO OS DIGO QUE SÍ, QUE DIOS EXISTE. Y yo os pregunto: ¿CÓMO EXISTE DIOS? ¿Lo habéis visto alguna vez? No... seguramente... Pero mirad: ME BASTA PALPAR SU PODER Y SU SABIDURÍA Y SU INTELIGENCIA EN TODO LO CREADO, EN TODO LO QUE NOS RODEA, PARA DARME CUENTA DE SU EXISTENCIA. ¿No ven acaso, hijos, la acción de Dios en todas las cosas de la Tierra... los mares... el infinito entero?... ¿No ven su obra? ¿Hasta la misma vida humana? ¿No comprenden, mis queridos hijos, que hay un poder superior que gobierna lo creado?


El crecimiento de las plantas, de los seres animados (desde el más grande hasta los más insignificantes microbios), la vida misma, la muerte en sí (o lo que llamamos muerte, dejar el cuerpo solamente): ¡PROFUNDO MISTERIO PARA EL HOMBRE... ! PERO DIOS TODO LO HACE Y TODO LO MANEJA.


Sabed mis hijos, QUE NO SE MUERE NUNCA, PUES SOLO ES UN CAMBIO DE VIDA: EL CUERPO QUEDA EN LA FOSA, Y EL ESPÍRITU DEBERÁ VOLVER A PAGAR SUS DEUDAS.


Dicen las Sagradas Escrituras que Dios formó al hombre a su semejanza y hechura; pues bien, yo saco en consecuencia, que será un HOMBRE ESPÍRITU, diría yo; pues existe ese 'algo' que domina la materia, los sentidos, etc., etc.; en fin, todas las sensaciones que experimentamos en la vida... Bueno hijos, ESE ALGO SE LLAMA ESPÍRITU.


¡Ay... ! Mis queridos hijos... ¡SI NO FUERA POR ESE 'ALGO', NO ME TENDRÍAIS AQUÍ NI UN MINUTO!, os lo aseguro! Al ESPÍRITU no lo vemos, pero está unido como una flor a la rama que lo crió, sin separarse de ella. ALGUNA VEZ SE SEPARA, PERO CONSERVANDO LA UNIÓN DONDE QUIERA QUE SE ENCUENTRE CUERPO Y ESPÍRITU.


Miren hijos: Muchos se acuestan buenos, sanos... y luego, amanecen locos, perturbados o enfermos. Pues bien, HAY TODA CLASE DE ESPÍRITUS EN AQUELLOS MUNDOS; por eso, veis tantas cosas raras o malas en vuestros sueños, los cuales no alcanzáis a explicaros, pero... es bien cierto que esa muerte aparente, nos transporta, a veces, a ese mundo, QUE NO VEMOS, PERO QUE EXISTE. POR ESO OS RECOMIENDO QUE TENGAIS SIEMPRE A DIOS EN VUESTRO ESPÍRITU. El acostarse es para dormir; no hagáis trabajar vuestras cabezas en cosas que podéis pensar al otro día. Miren hijos que la cama es mala consejera. La cama es para reponerse de las tareas del día y para reposar el espíritu. POR ESO OS REPITO, QUE EL ACOSTARSE ES PARA DORMIR Y NO PARA PENSAR TAL O CUAL COSA.


También os diré, que si el sueño no llega, NO HAY QUE ALARMARSE, PUES A VECES CONVIENE ESTAR DESPIERTO... Bueno, pues... así es la OBRA HUMANA, CALCADA DE DIOS EN SU ESENCIA Y ESPÍRITU. Por eso hijos, cuando tenemos en nuestro cuerpo los elementos del BIEN y andamos con Dios en el corazón, NOS PARECEMOS A ÉL, pero son muchos, desgraciadamente, los que se acuerdan sólo de “Santa Bárbara” cuando truena, y solamente os acordáis de Dios cuando estáis llenos de diablillos en vuestro cuerpo y cuando estáis bien cargaditos de mal...


Y decidme. Hijos: Cuando una persona tiene vergüenza, ¿son sus brazos, son sus piernas o es su espíritu el que la siente? Se refleja en su rostro la turbación, eso es innegable; PERO ES UNA IMPRESIÓN DE SU ESPÍRITU.


Ya veis, hijos, también Dios formó a la compañera del hombre, a la MUJER: ESA FUE LA OBRA MÁS GRANDIOSA, PUES ES EL TALLER HUMANO DONDE SE FORJA LA HUMANIDAD. Es el ser que presta su vida; su vientre es la habitación para los que vienen A TOMAR CUERPO, y sin ella, no sería posible la vida humana, PUES NINGÚN HOMBRE VINO AL MUNDO SIN SENO DE MUJER; ésta es digna y le debéis el más alto respeto y admiración... y también veneración!... Por eso, hijos, a la mujer hay que respetarla en todo momento y ni aún con la mirada debéis ofenderla. Les digo esto ahora, mis queridos hijos, porque llegará un día en que el mal trabajará tanto, que una mujer no podrá andar sola por la calle. ¿Quién no tiene hermana, mujer, etc.? ¿Le gustaría que le faltaran en cualquier forma? A que no!... Por eso hijos, no hay que hacer a los demás lo que no queremos para nosotros.


Dios formó también el PARAÍSO, en donde no se conocía más que la vida espiritual; sin vicios, sin pasiones, sin maldades y demás males que ya conocéis. VIVÍAN DEL MANÁ, o sea, SIN TENER, COMO NOSOTROS, APETITO POR NUESTROS ALIMENTOS ESENCIALES. Entonces Dios les dijo al hombre y a la mujer: en este paraíso HAY UN ÁRBOL CON HERMOSOS FRUTOS. DE ELLOS NO COMÁIS... PUES EN LA DESOBEDIENCIA ENCONTRARÉIS VUESTRO SUFRIMIENTO.


Por la tentación del mal, probaron el fruto prohibido, en contra de la sagrada prohibición de Dios; y fueron pecadores: HE AHÍ LA FALTA.


Por ahí veréis retratados a Adán y Eva, nuestros padres primitivos; a sus pies, hay una serpiente, y cubren, apenas su vergüenza con hojas de parra. LA SERPIENTE SIGNIFICA LA TENTACIÓN DEL ESPÍRITU DEL MAL, Y LA DESNUDEZ, SIGNIFICA QUE QUEDARON DESNUDOS DE VIRTUDES, pues fueron pecadores y perdieron la Gracia de Dios y también esa Mansión del Paraíso. NO FUERON CONDENADOS POR DIOS; no hijos!; DIOS NO CONDENA NI CASTIGA A NADIE; SOMOS NOSOTROS MISMOS LOS QUE NOS CASTIGAMOS, PUES NOS DEJAMOS ARRASTRAR POR LA FUERZA DEL MAL OCULTO.


¿Cómo pueden creer hijos, que Dios, tan infinitamente bueno y misericordioso nos castigue?


Eso no es posible, hijos; pues el hombre es libre y dueño de sus actos: PERO TAMBIÉN ES RESPONSABLE ANTE DIOS DE TODAS SUS OBRAS. Cuidado, pues!... no hagáis el mal, puesto que TARDE O TEMPRANO HAY QUE PAGARLO, como dice la pena del Talión: OJO POR OJO DIENTE POR DIENTE; todo lo que habéis hecho de mal en perjuicio de vuestros semejantes.


Dios le dijo a Adán: 'Veis hombre, cómo habéis faltado, tendréis que trabajar para comer si no queréis que vuestra familia perezca de hambre, y vuestros hijos se críen en la ignorancia y en el vicio: Tendréis que trabajar para darles el alimento, pues trabajando os haréis dignos, enmendándose y preparándose para el mañana, para vuestra propia regeneración y salvación'.


Ya ven hijos: Por culpa de la TENTACIÓN DEL MAL, convertido en serpiente, EL HOMBRE SE MATERIALIZÓ Y LA MUJER TAMBIÉN, DEBIENDO DEJAR EL PARAÍSO TERRENAL.


Recordad que ganaréis el pan con el sudor de vuestra frente. Hay que ganarlo pues; PERO TAMBIÉN HAY QUE GANAR EL PAN ESPIRITUAL, QUE ESE OS DURARÁ SIEMPRE.


Dios le dijo a la mujer: 'Veis, mujer, cómo tienes el pecado igual que tu compañero, se han colocado en tu cuerpo los elementos del sufrir; la ley de tu propia naturaleza es que tengáis hijos y que sufráis... pero más tarde aliviada seréis'.


¿Vieron qué enseñanza más hermosa, hijos? A no hacerse ilusiones, pues en esta vida venimos a sufrir. ¿Saben por qué, hijos? PORQUE TENEMOS EN NUESTRO CUERPO TRES PARTES MALAS Y UNA BUENA.


Hay que pulir el espíritu, regenerarlo día a día con buenas acciones y buenos pensamientos. Cuando la obra de regeneración esté terminada, no conoceráis más dolores, ni miseria, ni sufrimiento; pero antes de eso, hijos queridos, tendréis que pasar muchas duras pruebas, contrariedades y amarguras.


ANTES QUE EL ESPÍRITU SEA PERFECTO, TENDRÉIS QUE IR Y VENIR MUCHAS VECES A LA TIERRA. ¿Acaso no soy el blanco de toda la CARGA ESPIRITUAL de tantos miles que vienen a este Colegio? Y yo os pregunto, hijos: ¿DÓNDE VA TODA VUESTRA CARGA ESPIRITUAL? Pues les diré que SOBRE MI CUERPO; DEBO AMASARLA SOBRE MI, YA QUE EN EL AIRE NO ES CONVENIENTE DEJARLA. Muchos de vosotros pensaréis ¿cómo un débil cuerpo como el mío, puede soportar la carga espiritual de tantos miles que llegan a este Templo?. Pues les contesto que, para llegar a esta Grandiosa Obra de seguir o imitar a Jesús YO TAMBIÉN FUI Y VINE MUCHAS VECES; y os puedo asegurar que ÉSTA ES MI ÚLTIMA ESTADÍA EN LA TIERRA.


Si, en otras fui RAMERA, luego, REGENERADA Y SANTA. Fui REINA, y por mi intermedio, colaboración y ayuda material se descubrió América; y hasta FUI QUEMADA EN LA HOGUERA para luego ser SANTIFICADA... Comprendan hijos, que MI ESPÍRITU ALCANZÓ EN ÉSTA ENCARNACIÓN EL PULIMIENTO TOTAL: por eso, soporta todo, aparte de tantas cargas espirituales, la incomprensión y la calumnia. Pero les repito, como siempre, que SOY LA HIJA OBEDIENTE DE DIOS y que ésta es mi última estadía en este planeta, pues CADA 2.000 AÑOS, DIOS MANDARÁ UN ESPÍRITU PERFECTO PARA LA DIFÍCIL TAREA DE LA REGENERACIÓN ESPIRITUAL.


Bueno, creo que por hoy es bastante; me despido hasta el Domingo, con la bendición de Dios para todos vosotros”.


Temperley | Año 1922.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

Año 1924.

Hay muchos hijos que llegan a mi Misión y quieren tener todos los beneficios en forma rápida y sin sacrificarse. Vienen al principio con mucho entusiasmo, más tarde, como lo que ellos quieren no se realiza, se alejan y pierden la fe. Yo os pregunto hijos, ¿QUÉ ES LO QUE PIDEN A DIOS? Muchos de ustedes vienen aquí por problemas materiales y de pasión mundana y se alejan cuando las cosas no les salen como vosotros queréis.


Quiero que me contesten esas personas, si alguna vez se han fijado frente a un hospicio, o han visitado una cárcel o un hospital... Allí verán el verdadero sufrimiento, y entonces comprenderán que sus problemas son pequeñitos comparados con aquellos.


Muchos de vosotros llegáis aquí cansados de recorrer curanderos, adivinos y embaucadores de gente ignorante. Y yo os digo: ¿Se detuvieron a pensar alguna vez, la carga espiritual que traían cuando llegaron a mi Misión? ¿No comprenden hijos, que con sólo decir DIOS Y LA MADRE ya están recibiendo el BIEN? Entonces, hay que tener cada día más fe y constancia. Dios tiene para cada uno de vosotros lo que os merecéis, y no nos concede lo que pedimos; es porque no lo merecemos o porque en otra encarnación anterior lo hemos despreciado.


Siempre les repito hijos, que en la vida estamos para sufrir, porque aquí se pagan las deudas y los que hacen mal tarde o temprano lo pagarán.


Comprendan hijos, que cada persona viene al mundo para cumplir una Misión, buena o mala, y con la hora de su muerte puesta por Dios. Sean buenos o malos, cuando llega la hora hay que partir. Les voy a dar un ejemplo: Vez pasada, una adepta de mi COLEGIO vino muy afligida (y hacía tiempo que no venía a mi conferencia). Llorando amargamente me dijo: “Madre... Mi único hijo ha muerto. ¿POR QUÉ DIOS ME LO LLEVÓ SI ERA TAN BUENO Y EL ÚNICO?”. También me dijo muy seria: “¡Cuánta injusticia! HAY TANTOS CRIMINALES Y VIVEN, Y MI POBRE HIJO TUVO QUE MORIR”.


Entonces yo le respondí: Comprendo tu dolor de Madre, pero te diré que le había llegado la hora de partir. Todo lo que tengamos que pasar en la vida, nada ni nadie lo puede detener. Aunque estemos hincados ante una imagen o pidiendo ayuda constantemente, cuando llega esa hora, no hay edad, ni condición social, ni razas, ni religiones, pues la hora llega para todos.


¿No veis acaso una criatura recién nacida que muere a los pocos días de haber nacido? Pues ÉSE ESPIRITU VINO AUNQUE SEA POR HORA A PAGAR SU DEUDA A LA TIERRA.


En lo demás, DIOS PONE SU EXCUSA, pues dirán que el niño murió por un mal parto o por un descuido del médico...


Y con los grandes pasa lo mismo, a la hora de partir si no es por enfermedad del cuerpo, se produce por un accidente o ataque repentino. Una persona está perfectamente bien y a las pocas horas ha dejado su cuerpo. Como podrán comprender, LA HORA HABÍA LLEGADO CON CUALQUIER EXCUSA PARA ESE SER.


Lo que queda en esta vida de cada persona son las ACCIONES. Por esos hijos, hay que OBRAR BIEN Y PEDIR BIEN A TODO EL MUNDO. Pero, desgraciadamente, hay seres que creen que su vida será eterna, pues viven con un completo apego al lujo, a lo material. Esas personas no saben que CUANDO LLEGA LA HORA DE PARTIR, HAY QUE DEJAR TODO. Así sea una lujosa mansión con el más humilde rancho. Todo hay que dejarlo.


Hijos queridos, tienen que comprender que la maldad sigue vuestros pasos día a día. Hay que estar alerta, pues con la evolución del tiempo, la maldad crecerá más, pues, desgraciadamente, nadie piensa en la hora de la muerte.


Año 1924.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

5 de Marzo de 1927.

El PERDÓN es el elemento de Dios y arma del BIEN. Pero mis hijos queridos, ¿me queréis decir cómo perdonáis? Si os hacen una mala acción, enseguida os queréis vengar, y os digo que eso está muy mal.


Si cuando perdonamos sentimos alivio y paz espiritual, ¿por qué pensar en venganza y devolver más mal que el que nos hacen? No se olviden hijos, que Jesús perdonó hasta a quienes lo clavaron en la cruz.


Si pensáis bien: las discordias y las discusiones vienen por hablar lo que no deben, por una palabra, a veces se crea el odio en toda una familia. ¡Recuerden hijos, que hay un dicho que dice: “Antes de largar una palabra hay que contar hasta diez”!


En un momento de nervios o de ofuscamiento, el mal trabaja sobre vosotros, y por decir lo que no es debido, una palabra trae la otra y de esta forma empiezan las discusiones, luego las peleas, si el mal sigue trabajando, por una mala palabra hasta puede llegarse al crimen. Cuidado hijos, hay que estar alertas, pues llegará un día en que habrá discusiones y peleas en todas partes: en las casas, en vuestros trabajos, en la calle...


¿No comprendéis que el mal nos persigue día a día? Por eso, hay que abrir el paraguas a tiempo, pues con fuerza de voluntad y un buen pensamiento, nos tenemos que librar de la persecución de los elementos del mal.


Queridos hijos: LA PAZ Y LA TRANQUILIDAD DEBE EMPEZAR EN EL HOGAR. Recuerden que LA UNIÓN HACE LA FUERZA. La mujer debe alentar al hombre en todos sus proyectos e ideas; además de esposa, debe ser “amiga” y confidente del jefe del hogar, y evitar discusiones o palabras chocantes delante de sus hijos, pues es un mal ejemplo para ellos.


También les diré, mis queridos hijos, que EL MAL COMIENZA SU TRABAJO EN EL HOGAR: Empieza cargando espiritualmente, para que no cumpla como es debido con las obligaciones de la casa; la hace descuidada hasta en su arreglo personal. Cuando llega el esposo del trabajo, la encuentra desarreglada y que no cumplió con las tareas del hogar. Entonces, empiezan las discusiones, las palabras que la fuerza del mal les hace decir, y, día a día, si no se vence ese mal, la casa es un infierno.


Con el hombre, el mal trabaja de otra manera, poniéndole en su camino dos armas muy aliadas del demonio; la tentación y el vicio. El hombre débil de espíritu, cae en las garras de la tentación; y en muchos casos, ha perdido su hogar y sus hijos por una pasión mundana. ¡Pobrecito al que le suceda esto, pues... tendrá que venir a la tierra tantas veces, a pagar la deuda del abandono del hogar que Dios le guió formar!


La mujer que abandona a sus hijos y a su hogar, su espíritu no tendrá jamás paz ni sosiego hasta que no pague esa deuda.


Con que... ya sabeis hijos, a estar bien alertas, y, sobre todo, hay que mantenerse bien firmes que el mal no consiga lo que quiere.


En un hogar mal constituido los que más sufren son los hijos. ¿No comprenden hijos, que Dios manda sus criaturas a la tierra y que cada espíritu, dentro de ese cuerpecito, viene a cumplir una misión?


Entonces, en mis prédicas yo os enseño el pulimento espiritual, para que, en cada encarnación, os vayáis perfeccionando y regenerando. Por eso, los padres deben educar bien a sus hijos y encaminarlos, siempre, hacia el BIEN: alejarlos de las malas compañías y de los malos elementos.


No se olviden hijos, que si el árbol crece torcido desde pequeño, después, cuesta mucho enderezarlo cuando es más grande.


Con estos consejos, con FE firme y con VOLUNTAD firme, os puedo asegurar que el mal no os podrá alcanzar, y siempre, en vuestros hogares, reinará la armonía y la tranquilidad.


Tampoco deben olvidarse hijos, de la CARIDAD, pues, si a vuestra puerta llega un mendigo, no lo dejéis marchar sin darle vuestra ayuda, pues no sabemos qué misión, qué función tendremos que cumplir nosotros en nuestra próxima venida a la tierra. También os digo que, a veces, el que estira la mano no es el verdadero necesitado, pues hay personas que están caídas espiritualmente y necesitan un buen consejo, una palabra de aliento y fe.


Estas enseñanzas, no son para echarlas en “bolsillo roto”, sino para ponerlas en práctica, pues, día a día el mal aumenta y debemos saber defendernos.


Tal vez, muchos de vosotros ahora no me comprendáis; pero llegará un día que mi misión será comprendida en todo el mundo, pues, en mis enseñanzas, se simplifica todo, se llega directo a Dios. Dichosos son los que me comprenden, pues sufrirán menos todo lo malo y todo lo terrible que llegará, después que termine yo esta Misión en la tierra, y me vaya, junto a Dios, a seguir trabajando junto con ÉL por toda la HUMANIDAD.


Temperley | 5 de Marzo de 1927.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

PRESENCIA Y MANIFESTACIÓN DEL GRAN OBRERO Y ARQUITECTO DEL UNIVERSO: DIOS.

Mis queridos hijos: Al espíritu no lo obliga Dios; viene porque quiere, Dios permite, nada más...


No se asusten si despiden sangre en hemorragias; yo también la he despedido y ya me ven, estoy aquí. Cuando no es la hora, no se van; y cuando es la hora, se van, aunque se le detenga. Fui desahuciada por caer a los 40 años atacada de cáncer en un pecho; pero gracias a mi Padre Celestial, tengo 73 años cumplidos... y superé ese trance.


Yo vivía en el pueblo de Saladillo. Cuando volví a la vida luego de ser desahuciada, ya no era más la misma. Esto fue luego de mi encuentro con el gran Maestro Pancho Sierra (como todos vosotros sabéis bien). Entonces, fue cuando me entregué, por mandato de Dios, para vosotros. Por eso, siempre os repito: NO ES DIOS QUIEN HACE SUFRIR; NO HAGÁIS A OTRO LO QUE NO QUERÉIS PARA VOSOTROS, NI CON EL PENSAMIENTO, QUE NO OS RECAIGA.


Les formaré una Religión más provechosa que todas, para que pongáis empeño en seguirla siempre; haciendo comprender a mis hijos la existencia de Dios.


Miren estos caracoles de mar, todos diferentes, ¿ven?; me los han traído de Quequén. Miren también esta esponja de mar: no se rompe, y en el interior está lo mismo que afuera. SIN OBREROS NO HAY OBRAS, Y SOLAS NO SE HACEN LAS COSAS... Hay obreros trabajando en el seno del mar. Miren hijos este caracol de nácar. Puliéndose se saca el nácar, y del nácar se hacen muchas cosas. El nácar sale del caracol... y el caracol, ¿quién lo formó?... Pues comprendan hijos que SIN OBREROS NO HAY OBRAS.


Observen ahora esto: se llama “estrella de mar”; yo pregunto hijos: ¿hay alguien que pueda formar de la espuma de las aguas una estrella así? ¿Me comprenden ahora hijos? DIOS, DE TODAS MANERAS, QUIERE HACERNOS COMPRENDER SU EXISTENCIA.


Miren otro ejemplo: ¿Cuántas clases de pescado para comer hay? ¿Y acaso los médicos no recetan el aceite de hígado de bacalao para los enfermos? Lo tomé yo también. Pero primero hay que pescar el bacalao; luego, hay que sacarle el aceite, y... ¿no les parece que tiene que haber “alguien”, que formó el bacalao y el aceite?


DIOS ES EL OBRERO DE TODO EL UNIVERSO; ÉL TODO LO OYE Y TODO LO VE.


Miren ahora esta muñeca: En las vidrieras de los bazares hay muchas como esta, y también hay otras que hasta cierran los ojitos y dicen “mamá” y “papá”. Son muy bonitas estas muñecas, hijos; las formó la mano del hombre con mucha inteligencia. Pero yo os pregunto, mis queridos hijos, las muñequitas de carne que vienen a vestir el traje del espíritu: ¿las puede igualar la mano del hombre? ¡Eso nunca, hijos! ¡Las muñequitas y muñequitos que, por medio de la unión del hombre y de la mujer, Dios manda a la tierra, nadie los podrá igualar! ¿Vieron cuántos ejemplos nos demuestran la presencia de Dios Todopoderoso?


Aquí les muestro ahora, una piedra de plata mineral. ¿Hay alguien que pueda formar una piedra así? Hay tantas cosas lindas de plata en Buenos Aires, pero están los obreros que la trabajan; y me parece, hijos, que primeramente hubo alguien que formó la piedra de plata...


Miren esto ahora: ¿conocen la planta de algodón? Pues miren hijos: Aquí la tienen. La semilla parece que ha sido negra, y sin embargo ¡miren el algodón qué blanquito! Los sacan, después lo arreglan y luego lo venden en las farmacias. Pero... ¿formarlo el hombre ? ¡Nunca! Han sembrado una semilla de éstas; pero... ¿quién forma la planta?. SOLAMENTE DIOS PUEDE FORMAR ALGO TAN HERMOSO. Todo lo formado por el Supremo fue de BIEN; pero también el mal trabaja, desde la caída de Adán y Eva, para atrapar en sus redes a los débiles de espíritu.


¡Cuidado hijos! Si vosotros supierais la constante lucha que hay entre el BIEN y el MAL... Pero, desgraciadamente (y a medida que el tiempo transcurra), la fuerza del mal será cada vez mayor. Aquellos que tengan FE y la VOLUNTAD firme, estarán con más protección, con más fuerza para la lucha. En cambio, hay otros que sólo quieren tener todos los beneficios para ellos, sin pensar en sus semejantes, pues tienen un completo apego al materialismo. Muchos de ellos, vienen a mi Colegio; y en los momentos que nos unimos todos en un completo Recogimiento Espiritual, ellos están distraídos o durmiéndose en los bancos... ¿No se dan cuenta, hijos, que el mal trabaja para que vosotros no podáis pulir la carga espiritual que traéis aquí?.


También hay personas, que durante mi conferencia están nerviosas, pues quieren hablar de sus problemas a solas conmigo. Esto es un error. En tantos años que llevo de trabajo en la Misión, vuestra Madre atendió a todos hasta última hora; pero muchos no comprenden QUE EL VERDADERO BENEFICIO LO RECIBEN ESCUCHANDO LA CONFERENCIA. Si vosotros supierais cuánto bien recibís durante la conferencia, no tendrían que ponerse nerviosos ni mirar vuestros relojes, apurados para hablar a solas conmigo. DURANTE LA CONFERENCIA, ES CUANDO VOSOTROS, APARTE DE APRENDER, OS DESCARGAIS DE TODO MAL. Muchas veces os repetí que no soy yo: es DIOS EN MI NOMBRE. No se han detenido a pensar, ¿por qué vuestra Madre os da la conferencia? Pues, para pulir de vuestros espíritus todo el mal y, sobre todo, para entregar a Dios A TANTOS MILES QUE USTEDES NO PUEDEN VER...


Muchos me preguntan por qué bostezan al entrar en el Templo; y yo les contesto que ese es el mal que se desprende de vuestro cuerpo. ¿No ven, acaso, que al término de la conferencia están más despejados y liberados? OS DIRE QUE EN EL AIRE NO CONVINO DEJARLA; EN EL SALÓN TAMPOCO...entonces...¿dónde? PUES EN MI CUERPO, PARA AMASARLA Y ENTREGARLA A DIOS. Siendo su hija obediente, el Supremo me impregna de su Omnipotencia divina para luchar y orientar a mis hijos en la senda del BIEN y de la VERDAD, en esta dura lucha contra el mal y la ambición mundana...


Temperley | Año 1927.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

Dijo la Madre.

Ricos son los que me comprenden y siguen mis enseñanzas. Aquellos que llegan a mi Templo sólo para ocupar un banco, no progresarán, pues les diré, que en mi Misión hay que aprender las lecciones como el niño en la escuela.


NO ESTÁ EN IR Y VENIR; ESTÁ EN QUE ME COMPRENDAN. Comprendiendo las bases de mi Misión, la cruz en la vida es más liviana, pues se toman los problemas con más resignación y conformidad.


Y si os reunís en casa de mis Apóstoles, tanto mejor para el cumplimiento, pues, ellos son los OBREROS que también luchan contra el mal y la ambición mundana.


ÉSTA ES MI ÚLTIMA ESTADÍA EN LA TIERRA; cuando deje mi cuerpo, no volverá mi espíritu a este planeta.


Cada 2.000 años, viene al mundo un continuador de Jesús a seguir su grandiosa Obra y a pasar, como yo paso, persecuciones, burlas y calumnias.


El día que deje mi cuerpo, este ESPÍRITU PERFECTO ESTARÁ CON DIOS, ayudando a mis queridos hijos más que nunca, y viendo que mi Misión es constituída una verdadera religión; pues, os diré, que saldrán obreros de esta Misión jóvenes y con verdadera vocación desde el día de su nacimiento...


Si con cada sufrimiento mío puliría un espíritu, sufriría todos los tormentos habidos y por haber, PARA LA REGENERACIÓN ESPIRITUAL DE TODA LA HUMANIDAD.-


María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

5 de Marzo de 1928.

¡Cuántos ejemplos nos muestran día a día la existencia de Dios!, y sin embargo hijos, hay personas que niegan su existencia. Yo pregunto, mis queridos hijos: ¿quién formó el Universo, los animales, las vacas, las aves, la inmensidad de los mares y el primer hombre y la primera mujer? Acaso esos incrédulos dirán que todo eso lo hizo el hombre. Yo os contesto que SOLO DIOS FUE CAPÁZ DE CREAR TANTA GRANDIOSIDAD. Pero también os digo, desde el comienzo del mundo creado por el Supremo Hacedor, el mal también empezó su tarea destructora.


Adán y Eva cayeron en la tentación del mal, y DESDE EL MOMENTO EN QUE DEJARON EL PARAÍSO TERRENAL Y SE MATERIALIZARON, comenzó la interminable lucha entre el BIEN y la tentación del mal. Debéis saber hijos, que el mal pisa vuestros talones día a día. Por eso, siempre os recomiendo abrir el paraguas de la protección. Hay que esperar que la maldad gane terreno.


Vamos a ver hijos: ¿cómo trabaja el MAL? Pues yo les contesto que EL MAL SE VALE DE LOS DÉBILES DE ESPÍRITU inyectando en ellos la envidia, el celo, el egoísmo, la pasión mundana, el vicio, el chisme y hasta la superstición. Miren hijos, la SUPERSTICIÓN ES TAMBIÉN ARMA DEL MAL. Quien tiene verdadera fe en Dios, no tendrá que TEMER A NADA NI A NADIE.


¿Por qué alarmarse si se derramó aceite; si han roto un espejo; si una lechuza chistó cerca de vuestras casas? ¡No hijos! Con esos pensamientos se atrae la fuerza del mal. En cualquiera de esos casos, con sólo nombrar a Dios con fe firme, estarán protegidos.


Mis queridos hijos, les vuelvo a repetir que LO QUE TENGÁIS QUE PASAR EN LA VIDA, NADA NI NADIE LO PUEDE IMPEDIR.


Entonces, si en nuestro cuerpo tenemos tres partes malas y solamente una buena, ¿para qué llamar al mal por medio de la superstición? NO COMPRENDEN HIJOS QUE EL MAL ESTA EN LA ATMÓSFERA? Entonces, ¿para qué llamarlo con tantos pensamientos malos? No hijos, HAY QUE PENSAR EN EL BIEN PARA RECIBIR EL BIEN.


Si os preguntan tal o cual cosa, HAY QUE CONTESTAR QUE OS VA BIEN, DE ESA MANERA, EL MAL Y LA ENVIDIA TRABAJAN MENOS.


Les daré un ejemplo: Hace una semana, me mandó llamar una familia vecina de aquí, pues una hermana de la señora, que era adepta a mi Colegio, estaba por desencarnar. Cuando llegué junto a su lecho, la pobrecita entraba en sus últimos momentos.


Pero cuando le pregunté cómo se sentía, me respondió con un hilo de voz: “MUY BIEN, CON DIOS Y LA MADRE”. HAN VISTO HIJOS...ELLA SÍ QUE ME COMPRENDIÓ, PUES NI EN LOS ÚLTIMOS MOMENTOS LE DIO CABIDA AL MAL. Así quiero que me comprendan todos, pues con el pensamiento se recorre el mundo. Con el pensamiento podemos ayudar a personas que están en otros países. Queridos hijos, si todos vosotros alcanzarais a comprender lo que vale un buen pensamiento, os puedo asegurar que no habría tanta maldad en el mundo.


Miren hijos, el espíritu es quien inmediatamente capta los pensamientos. Sucede que muchas veces salimos de nuestras casas contentos y felices, pero se cruzó por nuestra mente un pensamiento malo y es entonces que nuestro espíritu recibe fulminante la carga de ese mal pensamiento. Ya no estamos contentos, sino nerviosos y de mal humor. Comprendan hijos por qué, en tantos años, les enseño a pensar en el bien. Pues no se olviden, que existe más lo malo que lo bueno y que con el pensamiento estamos unidos y llegamos a todo el mundo como el telégrafo sin hilos.


¿Cuántas veces sucede que pensamos en una persona y esta llega a nuestra casa? Quiero decir, que con nuestro pensamiento la hemos llamado. A veces, pensamos mucho en alguna persona y esta tarda mucho tiempo en llegar. ¿Saben por qué hijos? Pues porque su espíritu estaba muy cargado de mal y no recibía el buen pensamiento del bien.


Esto que les muestro aquí es una mariposa: Antes de tener alas, era un pequeño gusanito. Al tener las alitas, se eleva, pero como tienen corta vida, a la tierra vuelven otra vez. Bueno hijos, así pasa con los espíritus: ESTÁN EN LA TIERRA, LUEGO AL DESENCARNAR VAN AL ESPACIO Y, MÁS TARDE, CUANDO DIOS LO DISPONE, VUELVEN A LA TIERRA OTRA VEZ A PAGAR SUS DEUDAS. Cuándo vuelven, lo sabe Dios, pero os diré que MUCHOS NO VUELVEN MÁS, PUES LOS RETIENE DIOS PARA QUE TRABAJEN JUNTO A ÉL. Aquellos seres buenos, que hicieron de su vida un ejemplo, aquellas madres bondadosas que lo han sacrificado todo por su hogar y sus hijos, todos ellos, no vuelven más, pues sus espíritus quedan retenidos junto a Dios y su Corte Celestial de Santas y Santos que rigen en el firmamento.


Pero también os digo que POBRECITOS DE AQUELOS QUE MALDAD HAYAN COMETIDO, PUES TENDRÁN QUE VENIR A PAGAR SUS DEUDAS TANTAS VECES COMO CABELLOS TIENEN EN LA CABEZA.


Ningún ser de la Tierra puede escapar a esta justa Ley de Dios.


Hijos queridos, la muerte es igual para todos y cuando llega la hora, no se mira la edad, clase social ni religión. ¿No ven acaso en los cementerios un lujoso cortejo de muchos caballos y carrozas de flores, y al poco tiempo ven pasar un pobre cortejo que ni siquiera flores tiene? Pero os digo que lo que vale es la salvación del espíritu, pues tanto el rico como el pobre son iguales para Dios, pues Él no tiene distinción para sus criaturas. Por eso hijos, hay que trabajar para el bien, con buenos pensamientos y buenas obras. Después de muertos de nada vale arrepentirse.


Hay hijos que tratan mal a sus madres, les contestan y les causan disgustos y sinsabores. Pero después de muerta, la lloran y... ¡qué no darían por volverla a tener a su lado!, pero esos seres se dan cuenta de su error demasiado tarde.


Y para terminar, os digo que se cuiden mucho los hijos de faltarles a los padres y sobre todo a las madres, pues ELLA REPRESENTA LA ESENCIA DE DIOS.


5 de Marzo de 1928.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

La Fe.

La fe elevada es la inteligencia del espíritu que ha llegado a alto nivel, a poseer el conocimiento perfecto de las obras divinas del Autor del Universo. La fe es el timón que permite a los hombres orientar su frágil barquilla.


La confianza es la firmeza invariable, el convencimiento de que estando bajo la protección de Dios y la Madre María, se obtiene todo lo necesario en la vida, única y exclusivamente lo necesario. Hallándonos en el último siglo de la era cristiana, el corto tiempo que resta, corre con extremada velocidad. Los elementos materiales concedidos por Dios al hombre, pueden en ciertos momentos, perjudicar gravemente el progreso espiritual del individuo, si éste hiciera mal uso de ellos. Dios, que es la sabiduría infinita, sabe lo que conviene a cada ser. Él reparte entre los hombres sus dones, pero puede retirarlos si el hombre los disipa. En la misma forma un padre entrega la herencia que a cada hijo corresponde. Si éstos derrochan los bienes heredados, para no sufrir las consecuencias de la miseria, será necesario, si desean rehacer su fortuna, trabajar tesoneramente para conseguirlo. Son niños grandes, que como los pequeños rompen sus juguetes, porque ignoran que les sirven para entretenerse, ilustrarse, trabajar y progresar.


En las sociedades humanas, no es difícil observar que gran cantidad de personas, gastan inmensas fortunas para satisfacer sus vicios, lujos innecesarios, pasiones inconfesables, Dios retira sus dones al que no sabe hacer de ellos, el uso que corresponde.


El avaro atesora millones, mientras a su alrededor perecen del hambre y frío, sus propios hermanos. Nada llevará consigo. El oro, los palacios, las grandes extensiones de tierra, los caudales inmensos, todo quedará aquí.


El hombre tiene el deber de responder a Dios, haciendo noble uso de los talentos y dotes intelectuales concedidos por Él. Todos aquellos que administran con celo, justicia y equidad, los dones concedido por Dios, cuando comparezcan ante el tribunal supremo, sus obras buenas serán garantía del bienestar en sus próximas encarnaciones.


La fe del creyente en Dios y la Madre, del creyente desinteresado y sin ambiciones mezquinas, se manifiesta en la confianza que tiene el adepto, que navega tranquilo sobre las aguas del mar y de la vida, porque sabe que con el auxilio de Dios y la Madre, si no está destinado a caer, no naufragará; pero si sabe saldar alguna deuda espiritual, Dios y la Madre mitigarán el dolor de la caída, enviando almas de providencia que lo levanten, antes que llegue a estrellarse en el abismo. Saldadas las deudas, no volverá a caer.


Cuando la furias del mar amenazan hundir al débil esquife que conducía a los discípulos de Jesús de Nazaret, Pedro dirigiéndose al Maestro, le gritó suplicante: “Salvadnos, señor, que perecemos”. Jesús, calmando el mar, le respondió bondadoso: “Hombre de poca fe, ¿Por qué has dudado?”.


La Madre María es la enviada de Dios a la tierra, por eso la gran Maestra, profunda filosofía, con inteligencia y dulzura infinita, nos habló de Dios, enseñando al mundo las obras grandiosas del Artista Omnipotente. La fe es la propiedad intelectual del espíritu, adquirida en reencarnaciones anteriores por medio del aprendizaje y el sacrificio; es el caudal insustraible, el cual, en las posteriores encarnaciones en que descendemos al mundo, según la misión que en la tierra debemos cumplir, aquellos conocimientos quedarán en libertad de ser manifestados o permanecerán estacionados, según Dios lo disponga para nuestro bien.


En el transcurso de la vida, se produce una manifestación inexplicable -la fe- que nos servirá para guía de la existencia. Intelectuales hay, que no pueden interpretar sabidurías superiores, de orden espiritual, porque su capacidad aún no ha llegado a ese nivel. En nuestra religión hay personas muy humildes que poseen una fe inconmovible; esa fe, que Cristo aseguraba, traspasaba las montañas. Estos seres, son espíritus grandes que descendieron al mundo con la misión de servir a Dios y a la Madre fielmente. Descendieron humilde, porque de esa manera, Dios sabe hacer su obra grandiosa. Él sabe, colocar espíritus muy grandes en cuerpos muy humildes. En esta forma no son reconocidos por el mal oculto. Si éste vislumbrase su existencia, se entablaría entre los buenos y los espíritus de las tinieblas, una lucha encarnizada.


En esta época de alta civilización, época de adelantos extraordinarios, la Madre María, el espíritu más grande del Universo, descendió a encarnar en un cuerpo humilde, con el disfraz de la humildad. Para desorientar al ladrón, se colocan en estuches toscos, sin ninguna apariencia, alhajas valiosísimas, piedras preciosas de alto costo; y en lindos estuches forrados en sedas, se ubican fantasías de escaso valor, pero de hermosa apariencia, el ladrón tomará, impresionado por la vista, la alhaja barata y despreciará indudablemente el estuche envuelto en tosca tela, que contiene tesoros de inestimable cuantía.


Ningún creyente en Dios y la Madre María, debe vacilar. La sublime Maestra dejó dichas a sus hijos espirituales, aquellas palabras dignas esculpidas en bronce: “Seguidme, que jamás os perderéis”.


Fecha desconocida.

Ir arriba.

Recogimiento espiritual para hacerlo en completa meditación y unión con Dios a través del espíritu de María.

Recogimiento espiritual.


Acordaos hijos de todos vuestros hermanos del universo. Pensad por todos y para todos los que sufren en demanda de la protección de Dios, antes que para vosotros mismos. Si lo hacéis con buen sentimiento, vosotros ganaréis con ello y si observáis a vuestro rededor siempre veréis mayores desdichas que la vuestra. Elevad vuestro pensamiento a Dios y la Madre, deseando para vuestros hermanos lo que Dios en su voluntad quiere para todos sus hijos, sin distinción.


Así puesta vuestra voluntad en la voluntad de Dios y la Madre desead a todos los enfermos que están en hospitales y en todas partes de confín a confín, que se resignen, alivien y sanen con Dios y la Madre. Para los presos que están en las cárceles que han cometido faltas, que se arrepentirán y a los inocentes que purgan faltas que no han cometido, que conseguirán su libertad.


Para todos los obreros del universo que tendrán trabajo y ganarán buen jornal, y que trabajarán hasta los haraganes.


Que habrá unión en los hogares, respeto y amor.


Para los ausentes, padres, madres, hijos, hermanos que trabajan en ocupaciones de peligro para ganar el pan, que serán amparados y protegidos por Dios y la Madre.


Para los perturbados que están en los hospicios, que Dios pulirá su espíritu y se salvarán. Que no habrá guerras, pestes, huelgas, atentados contra la paz y tranquilidad; que no habrá terremotos, sequías, naufragios, incendios, catástrofes y todo otro mal, que trae aumento de sufrimiento, miseria y desolación a la humanidad.


Que Dios ilumine tu camino, en el amor a nuestros hermanos y en el perdón a nuetros semejantes equivocados. Que en todo el universo reine el amor entre los seres humanos, para que no haya crímenes, robos, envidia, vanidad, orgullo, murmuraciones, desprecios, avaricia, rencor, cizañas ni celos. Que se reduzcan los vicios y pasiones mundanas. Dios y la Madre vencerán todas las maldades de la vida en todo el universo de confín a confín.


Que las naciones serán gobernadas con mejor espíritu de paz, con buenas ideas, justicieras de buen sentimiento. Que habrá progreso en las industrias, comercios, empresas, inventos, descubrimientos, principalmente en campañas.


Que habrá abundantes y buenas cosechas y pasto para las haciendas, para que no haya miseria.


Que en ningún hogar falte el pan.


Para los médicos, que Dios los ilumine para que no se equivoquen, que acertarán con la enfermedad de los dolientes y le prestarán su mejor ayuda.


Para los químicos, farmacéuticos, que Dios los ilumine y guíe en la preparación de los medicamentos, así para todas las ciencias y artes.


Que todo esté inspirado en Dios.


Para los jueces que representan a la justicia terrenal, que sean justos en sus fallos, y también para todos los que tengan autoridad, que Dios los ilumine.


Que el mal mismo se aparte para que no haga daño jamás.


Que la voluntad de Dios únicamente reine en todo el Universo, de confín a confín.

María Salomé Loredo de Subiza

Madre María

Ir arriba.

Son los deseos de quien por ti, trabajó 35 años consecutivos para vuestro beneficio y se llama Madre María. Y de nuestra Hermana Julia y Apóstol Julio Delconte, y de todos los Maestros, que interceden por ti ante Dios y la Madre en la corte de los justos.